Pañales minúsculos

Pañales minúsculos

Pañales minúsculos, bajo peso y talla pequeñita pueden identificar la prematuridad de un bebé.

De acuerdo al sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (Medline Plus), un bebé prematuro es aquel que “nace antes de 37 semanas completas de gestación (más de 3 semanas antes de la fecha prevista del parto)”.

Cifras del Minsal (Ministerio de Salud) muestran que los 14.845 partos anticipados que se registraron en 2000 subieron a 18.193 durante 2011. De hecho, de los 1.908 niños menores de un año que fallecieron en 2011 en Chile, 1.205 pesaban menos de 2.500 gramos.

Medline Plus agrega que es posible que los bebés prematuros tardíos que nacen entre las semanas 35 y 37 de gestación no luzcan prematuros. “Posiblemente no se los ingrese en una unidad de cuidados intensivos, pero aun así están en riesgo de más problemas que los bebés a término”, explica.

Hay casos de bebés que nacen antes de la 24ª semana de gestación y esos son casos de prematuridad extrema en que solo la mitad de los bebés sobrevive.

¿Y si después del parto hubiese un ambiente ideal para el término del desenvolvimiento del bebé y en condiciones que simulen el útero materno y permitiese el total desarrollo?

Esa solución ya existe y según de un equipo de científicos ya estará disponible para seres humanos en lo máximo una década.

Científicos del Hospital Infantil de Filadelfia (USA), desarrollaron un útero artificial para que bebés que nazcan prematuros y necesiten completar el desarrollo de sus órganos antes de ¨dar la cara al mundo¨. El útero artificial es una bolsa llena de fluidos que ayudan el bebé prematuro en la maturación de los pulmones, del sistema digestivo y la protección contra infecciones. Esos fluidos simulan el líquido amniótico.

A través de un acceso vascular umbilical, la sangre de bebé prematuro puede ser oxigenada para que él pueda seguir ¨respirando¨. Ese acceso simula los cambios gaseosos que una placenta natural proporcionaría.

La investigación fue realizada con corderos prematuros, animales con un desarrollo parecido al de seres humanos. Los corderos sometidos al estudio tenían entre 105 a 115 días de edad y eso es equivalente a un feto humano con 23 semanas de vida. Durante 4 semanas que los corderos permanecieron en el útero artificial fue posible acompañar su crecimiento y hasta la apertura de sus ojos. ¡Sí, ellos consiguieron desarrollarse y el estudio obtuvo éxito!

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *